19 de octubre

 

Refinería Costarricense de Petróleo

 

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) se fundó en 1961, gracias a un grupo privado que inicia gestiones para obtener los permisos del Ministerio de Industrias con el fin de construir una refinería al amparo de la Ley N° 2426 de Protección y Desarrollo Industrial.

 

El 28 de junio de 1963, la Asamblea Legislativa aprueba el contrato de Protección y Desarrollo Industrial y RECOPE se establece como la primera industria nacional dedicada a la refinación y producción de combustibles derivados del petróleo. Ese año comienza la construcción de la refinería en Moín, que concluye en 1967; año en que arranca la instalación de la primera línea del poliducto y finaliza el primer plantel de distribución ubicado en El Alto de Ochomogo, Cartago.

 

Hasta ese momento el transporte de combustibles hacia la Meseta Central se realizaba a través del ferrocarril. Durante los años posteriores a la década de los 60, una comisión especial de la Asamblea Legislativa inicia una investigación sobre el funcionamiento de las distribuidoras privadas y en 1971 dicta un informe final donde se evidencian serios incumplimientos de los contratos otorgados por el gobierno.

 

Un año después, en 1972, el Ministerio de Economía emprende gestiones para comprar las acciones de la Refinería, que en aquel momento pertenecen mayoritariamente a la compañía transnacional Allied Chemical. La participación estatal en la Refinería era del 15 por ciento de las acciones y en el primer avalúo se determinó un costo total de $ 16 millones.

 

Para 1974, Una delegación viaja a Houston, Estados Unidos, para negociar con Allied Chemical. Sorpresivamente el precio de la Refinadora se establece en $1 (un dólar estadounidense), y además se le condona al país, la deuda por cuatro millones de colones que tenía con Venezuela por la compra de petróleo.

 

Gracias a los esfuerzos de las autoridades locales, por vía Decreto Ejecutivo, en 1975 se decide la nacionalización de la distribución de combustibles. Además, por ley, se le prohíbe a RECOPE operar expendios de combustible al detalle, por lo que las estaciones de servicio se trasladan a manos privadas.

 

El trabajo de Recope
 

Para cumplir su misión y visión, Recope ha construido el Sistema Nacional de Combustibles, conformado por el muelle petrolero, localizado en Moín, donde se reciben los embarques de materias primas; el poliducto, un complejo único en Centroamérica, por medio del cual se bombea el producto desde Moín hasta Barranca en Puntarenas, siendo el medio más seguro y económico para el trasiego de combustibles limpios, como gasolinas, diésel y combustibles de aviación; así como cuatro planteles de distribución, venta y almacenamiento, que se interconectan por medio de las líneas de tubería.

 

El plantel con mayor actividad comercial y operativa se ubica en Moín, donde se encuentra también la planta de refinación, el parque de almacenamiento más grande del país y la estación de bombeo de producto hacia la meseta central. Le siguen las terminales de El Alto de Ochomogo, La Garita en Alajuela y Barranca en Puntarenas. También cuenta con instalaciones para el suministro de combustible a las aeronaves en los aeropuertos internacionales Juan Santamaría Alajuela, Daniel Oduber en Liberia, así como en el Tobías Bolaños en Pavas, y en el Aeropuerto de Limón. Las estaciones de bombeo están en Moín, Siquirres, Turrialba y El Alto de Ochomogo.

 

Los productos que comercializa Recope son Gasolina Súper, Gasolina Plus, Diésel, combustible de aviación, Gas Licuado de Petróleo y mantiene un proyecto piloto de distribución de gasolina mezclada con Etanol, en el plantel Barranca.

 

En el área de investigación se cuenta con una planta experimental de biodiésel y por medio de pasantías y convenios se trabaja con universidades estatales y centros de investigación en el desarrollo de combustibles alternativos como los biocombustibles, el gas natural y el hidrógeno.