2 de octubre

 

El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA)

 

 

 

El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) es una entidad autónoma creada por la Ley N° 3506 del 21 de mayo de 1965 y reformada por su Ley Orgánica N. 6868 del 6 de mayo de 1983. Este es uno de los logros del Presidente de la República, Francisco José Orlich Bolmarcich, quien gobernó Costa Rica por el Partido Liberación Nacional (PLN) en el período 1962-1966.

 

Tiene como objetivo promover y desarrollar la capacitación y formación profesional de hombres y mujeres en todos los sectores de la producción para impulsar el desarrollo económico y contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo del pueblo costarricense, mediante acciones de formación, capacitación, certificación y acreditación para el trabajo productivo, sostenible, equitativo, de alta calidad y competitividad

 

Su creación
 

El establecimiento del INA, el 21 de mayo de 1965 obedeció a la iniciativa de un grupo de personas encabezadas por el Dr. Alfonso Carro Zúñiga - quien se desempeñaba como Ministro de Trabajo y Bienestar Social de la administración Orlich - preocupadas por solucionar, la educación de miles de jóvenes de la clase obrera que por carecer de recursos, no podían acceder a la educación formal, y apuntalar el desarrollo económico de la época.

 

Antes de constituirse el INA, el aprendizaje de los oficios en Costa Rica se daba por iniciativa de organizaciones religiosas o grupos sociales, pero su existencia era efímera y cuando surgían iniciativas privadas, como en el caso de las ramas comerciales, funcionaban descoordinadamente y sin ningún control estatal.

 

La capacitación de la población trabajadora, en ese entonces, respondía más a la iniciativa de particulares y de las mismas empresas, que al desarrollo de programas gubernamentales.

 

La razón decisiva para el surgimiento del INA fue la búsqueda de un esquema institucional que diera respuesta adecuada a las necesidades de mano de obra de alta calidad sobre todo a nivel de personas operarias calificadas y semicalificadas, requerida con urgencia para apoyar el proceso de industrialización que se iniciaba.

 

En 1959 se constituyó la Oficina de Capacitación Social y Aprendizaje (OCSA), que sembró la semilla de la cual surgió el INA años más tarde. Dicha dependencia estaba adscrita al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social y se encargaba de controlar y dar seguimiento al aprendizaje en las empresas por medio de contratos, impulsó cursos de capacitación en las empresas.

 

La OCSA requería de recursos económicos propios y un marco legal apropiado para cumplir a cabalidad la tarea de formar la población trabajadora que los sectores productivos demandaban en esa época. En ella germinó la institución nacional de formación profesional. Su personal y sus bienes constituyeron el primer patrimonio del INA.

 

El Ministro de Trabajo, Alfonso Carro comprendió la necesidad de poner en marcha un programa permanente de formación de recursos humanos en función del desarrollo económico y social del país, para ello se debía contar con un organismo que se encargara de la formación profesional en el país.

 

Redactó personalmente el proyecto de ley de creación del INA. Planteó la idea a las altas esferas nacionales y para ello tomó en cuenta las experiencias de otros países y plasmó todo en un proyecto de ley, que presentó a la Asamblea Legislativa en noviembre de 1964.

El proyecto fue aprobado en primer debate el 5 de mayo de 1965 y diez días después recibió el tercer debate, es finalmente aprobado, y se convierte en Ley de la República el 21 de mayo de 1965.

 

El INA fue concebido como una entidad de capacitación, independiente del sistema formal de educación, dotada de autonomía. Su financiamiento se basó en la recaudación por parte de las empresas - públicas y privadas - de un porcentaje fijo de la planilla y su conducción se confió a un equipo en el que participaron representantes de los grupos directamente involucrados: sector trabajador, sector empleador y Gobierno.

 

En la actualidad, el INA ofrece cursos en áreas como Industria Alimentaria, Mecánica de Vehículos, Comercio y Servicios, Turismo, Tecnología de Materiales, Procesos Artesanales, Industria Gráfica y Confección Industrial de Ropa, entre otras.